O impasse catalão visto de dentro (VI)

 

prossegue um ponto de vista sobre uma independência que, a cada dia que passa, parece tornar-se cada vez mais necessária mas também cada vez mais distante

En esos dias hemos vivido una auténtica revolución burguesa en Catalunya. Cuando digo “revolución burguesa” lo hago sabiendo que muchos de los izquierdistas clásicos van a pensar que es una revolución menor. He de decir que mi sensación ha sido la de que era una revolución inconsciente e imparable. Mucho más potente que los discursos de la izquierda que he oido toda mi vida y que imagino seguiré oyendo sin que nunca -y empiezo a ser un poco viejo- haya tenido la sensación del abismo, de la posibilidad real de cambio, que he sentido ahora. La revolución francesa tuvo mucho de revolución burguesa y es de los pocos paises donde no queda ni rastro de su familia real, o sea que este tipo de cosas, desbocadas, deben ir en serio.

Pues eso: la clase media salió a la calle y queria la independencia. Engañados, egoistas, faltos de los ideales altisimos y perfectamente inutiles de la izquierda, pero decididos y con el poder de hacerlo, porque eso era el pueblo. El pueblo resulta que no es pobre ni idealista si no que tiene carrera, un coche y una hipoteca. Y si se mueve… puede cambiarlo todo.

Pero los políticos que encendieron la calle ahora se han quedado con la fuerza de la calle… y han paralizado esta fuerza. El presindent Puigdemont pudo hacer la independencia y uno o dos millones de personas le hubieran seguido a muerte (quizás literalmente si me pongo apocalíptico).

Mi visión ahora mismo es la siguiente: o independencia o decadencia. Pero los políticos lo estan pasando mal porque ni pueden ni se atreven.

Aquí los políticos (y hablo de la coalición ‘junts pel si’, mayoría parlamentaria nacionalista de centro-derecha -aunque haya un partido que se llame “esquerra republicana” y que me crucificarian si saben que he escrito esto, y además es cierto: en ciertos aspectos se tendría que matizar) hablan mucho de la “via eslovena” y nos ponen este absurdo ejemplo como nuestro camino a seguir. Sospecho que esta mentira (intencionada, como muchas otras del nacionalismo) oculta una verdad que nunca he oido en todo el procés (y he oido mucho): que los políticos de aquí soñaron con la via escocesa.

Recapitulemos: crisis economica, los partidos nacionalistas aplican medidas drasticas y recortes y a la vez empiezan a destaparse escandalos de corrupcion uno detras de otro -hasta llegar a afectar al que fue presidente de la Generalitat durante toda mi infancia y adolescencia, Jordi Pujol-. Ven en Escocia la salida: pedimos y hacemos un referendum. Desviamos la atención del pueblo hacia problemas nacionales (todo empezó con “españa nos roba, nos quita el dinero y lo invierte en otras regiones y a nosotros nos desprecia y no nos da nada…”) y nos mantenemos en el poder. Se hace el referendum. Si ganamos: nos mantenemos en el poder. Si perdemos nos mantenemos igualmente en el poder. Y si hace falta pedimos otro y otro más y… nos mantenemos en el poder. La estrategia era buena, pero… España no es Gran Bretaña. Nuestro gobierno central es brutal y muy “macho”. Y las cosas han llegado a extremos que nadie podia sospechar.

Cuando el president no declaró la independencia fue porque ya le habian aplicado lo más terrible. Aquí todo el mundo habla del articulo 155 de la constitución que indica que el govierno central puede quitar el poder de acción a la autonomía. Y todo el rato se habla de cuando van a aplicar el 155. Ese no es el problema. El problema es que ya han aplicado el Ibex-35. Las empresas se han ido en masa de catalunya. Más de 500 empresas han cambiado ya su sede social a España. Y no hablo de medianas si no de tooooda la gran empresa. Se pueden contar con los dedos de la mano las grandes empresas que han quedado aquí. Además está el papel fundamental de la banca que ya comenté.

La Generalitat está sola. Europa no hará nada. Los políticos quieren salvar su propia piel y negociar algo y no quieren proclamar una independencia que seria inutil (sin poder manejar el dinero porque no tienen banca… que independencia van a hacer?).

Esto se desinfla como un globo.

Pero al mismo tiempo pasa otra cosa. El estado central no tiene suficiente con ganar. Tiene que humillar. Tiene que cargarse a toda la clase media que se ha enfrentado a ellos. Y aquí empieza un nuevo problema. Con nuevos tiempos, que ya no son los del vertigo y la calle si no los de la política.

Pero ceder ahora implica: una catalunya sin empresas, con los partidos nacionalistas que serian ilegalizados, donde se controlaria la escuela para que no se pudiera hablar tanto en catalan, donde se eliminarian los medios de comunicación de la generalitat (TV3 y Catalunya Radio principalmente) y finalmente y muy importante: donde se perseguiria judicialmente a los causantes de esta revolución.

Por eso de nuevo digo: independencia o decadencia.

El estado lo estaba haciendo perfecto. No cedia en nada, acorralaba cada vez más a los politicos catalanes y mantenia a Europa contenta. Pero ayer la liaron. En su afan de castigar lo hicieron mal. Y pusieron en prision a dos lideres de asociaciones catalanas que han organizado las mayores manifestaciones independentistas. No son políticos son personas que surgen del ambito civil pero que tienen un peso político en catalunya enorme, tan grande como para organizar año tras año desde hace siete manifestaciones en el 11 de setiembre de más de 1 millon de personas.

Ya tenemos presos políticos. El papel de vícitima le va perfecto al independentismo catalan. Y además los políticos ven claramente que el estado… no perdona (el crimen del que se les acusa, “sedición”, les puede llevar 15 años a la carcel y pueden estar hasta 4 en prision preventiva mientras se resuelve el juicio…).

Imagino la llamada de Merkel a Rajoy: “Te dije que hicieras lo que te saliera de los cojones con los catalanes, que no nos meteriamos, pero que no queria más noticias feas en los periodicos” y Mariano contestando: “pero… Angela, si esta vez no les he pegado… no entiendo donde está el problema”.

Tenemos presos políticos (además personas que no han hecho nada violento, al contrario) y esto justifica futuros pasos. Quizás acabe viendo la independencia. Lo quiero. Porque el otro panorama es desolador. Pero lo que nos espera tambien lo es. Quizás al final valga la pena. No lo se. Lo que está claro es que a pesar de que hemos entrado en la manera de funcionar de los políticos la cosa no está resuelta ni mucho menos. Y que puede estallar en cualquier momento.

Sinceramente yo ahora estoy con la Cup, los radicales: declaremos la independencia ya y negociemos con el estado de igual a igual, siendo una república independiente. Seguramente nos machacan. Pero lo van a hacer igual…

Por cierto, no se si ha quedado claro que los catalanes hemos perdido la oportunidad de declarar la independencia delante de todo el mundo (habia toda la prensa internacional cuando el presindent podía haberla declarado) y que hemos perdido la oportunidad y que el estado está ganando por goleada. Ahora el catalán tiene miedo. Nos hemos enfrentado con alguien muy grande y muy vengativo y no hemos ganado. Ahora mi sensación es la de retirada que no quiere parecer que huye, que no quiere perderlo todo. Pero… podemos perderlo todo. Y aunque todo es posible todavía, parece que esta opción es bastante probable. He dicho ya mi eslogan que no van a repetir en ninguna manifestación? o independencia o decadencia.

Añado: he hablado de secuestro? El president de la generalitat y ‘junts pel si’ han secuestrado la voluntad del pueblo y no han declarado la independencia. Es cierto: si la hubieran declarado hubieran habido barricadas en las calles y la gente se hubiera sorprendido (la gente no era consciente de nada, de  lo dificil que iba a ser, de lo duro).

Los unionistas gritan “Puigdemont a prisión”. Y personalmente estoy de acuerdo (si lo digo por aquí me matan) pero este político no cumple las leyes del gobierno central y tampoco las del parlament de la Generalitat (leyes que ha hecho él mismo!). La ley por la que se dejó partir la cara la gente era que si salia el sí en el referendum en 48 horas se declaraba la independencia. Era una locura. Una puta locura. Pero… era su ley. La habian creado ellos. Y ahora no la cumple. Por mi… Puigdemont a prisión.

Los catalanes estamos cagados. El sueño (el sueño de la independencia, que para mi fue una pesadilla porque las consequencias las veia claras cuando nadie quería verlas aunque tambien tengo que confesar que ha sido emocionante y que tambien me gustaría la independencia, de hecho despues de que hablara el rey tratandonos como una colonia necesito la independencia) se ha convertido en pesadilla. Estamos acorralados. Solos. Y vemos que podemos perder la poca autonomia que teniamos, la economia y muchas de las estructuras del país. Y la pesadilla la comparto.

Hay ahora una decisión firme de independencia pero por miedo. Porque si nos quedamos a medias y perdemos nos van a destrozar.

roger, barcelona

Anúncios

About PDuarte

Historiador, jardineiro, horticultor. Vive na província. No tempo vago, que procura multiplicar de dia para dia, perde-se em viagens, algumas pelos montes em redor, outras pelos livros que sempre o acompanham. Prefere o vinho à blogosfera, a blogosfera ao Parlamento.

Deixe o seu comentário.

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s