Otium postmodernum

Fotos (Muralla de la cárcel de la Santé (« Salud »), París. Junio 2017) e texto de Benito Barja

En el siglo XVI, Montaigne decía “Cuando juego con mi gata, ¿cómo sé que no es ella la que juega conmigo?”. En mi siglo espectacular, me pasa igual con los muros de las cárceles.

Tal fue lo que pensé al pasar por la cárcel de la Santé*. No tenía porque estar ahí, solo buscaba un velib (bicicleta en libre servicio) que funcionase: Pero hacía calor y todo París se los había llevado. En fin, que me había perdido.

El sol aplastaba, pero levanté la cabeza. Algo me llamaba la atención. Y veo esas grúas dentro de la cárcel: « Parece que hay tanto productivismo dentro que fuera; esto es una fiesta, como cuando la locura del ladrillo en España! ». Bajé la mirada y vi esa enigmática figura contra la pared. « Sonríe bien o sonríe mal? », difícil saberlo. La confusión y el calor me engendraron cierto vértigo, y también una reflexión: « Pero yo estoy dentro o fuera!? »

Entonces es cuando me vino a la mente aquella frase del filósofo Montaigne, la que tanto me había gustado (la duda cartesiana siempre se me atraganto). Y pienso en mi siglo, con sus torres de cristal que miran y no dejan ver, a un mundo en donde todos somos animales transparentes y dóciles. Aquella gata tenía una libertad y su espectador también, el espectáculo a aniquilado esas posibilidades, ese pensamiento que juega. Todos es rígido ahora, el discurso espectacular de adaptación permanente no es más que el estadio extático de la petrificación: no hay más espacios que los útiles a la circulación de la mercancía, fuera no existe. El problema no es que metan a algunos en la cárcel por rebeldes — además de ser demasiado romántico y anticuado —, el problema es que nos meten a todos en una única granja de pollos llamada Tierra, donde « productivamente » se trabaja a la ruina del planeta y  a la extinción de nuestra especie, tal como la conocemos.

Ocio, libertad o espacio ya solo se concentran en fiebre breve y consiguiente sentimiento. Pero nada nuevo bajo el sol, pues de esa situación primaria nacen las otras; la libertad siempre ha sido un vértigo dialéctico, que impulsa y que hay que conquistar.

* Salud

Anúncios

About PDuarte

Historiador, jardineiro, horticultor. Vive na província. No tempo vago, que procura multiplicar de dia para dia, perde-se em viagens, algumas pelos montes em redor, outras pelos livros que sempre o acompanham. Prefere o vinho à blogosfera, a blogosfera ao Parlamento.

Deixe o seu comentário.

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s